Unidos en Cristo aun en las adversidades

En la paz y la alegría de Cristo que nos bendice, les saludo.

 

El pasado 25 de enero, hemos terminado el octavario de oraciones por la unidad de los cristianos, fiesta de la conversión del apóstol san Pablo. Esta ha sido una gran oportunidad para orar juntos por la paz y trabajar juntos por la construcción eficiente del Reino de los Cielos. Pero además, es una gran oportunidad de profundizar en nuestra fe, con la experiencia del amor de Jesucristo que fundando su Iglesia, a la que por su gracia desde el bautismo pertenecemos, nos deja fuentes de su gran amor y el camino de la salvación.

 

Les invito a seguir conociendo a Jesucristo, a seguir llenándose de la doctrina de la Iglesia que es inspirada por el Espíritu Santo,  a seguir conociendo los porqués, podría decir así; de nuestras prácticas de fe: nuestra vida sacramental, devociones, actos de piedad, imágenes, movimientos y muchísimo más.

 

Estamos llamados a disfrutar plenamente de nuestra fe no dejemos de hacer posible estas oportunidades y saber que la vida con la fe tiene más alegría, sentido y fuerza que el solo hecho de pasar sin más o solo cumpliendo el tiempo.

Deseando todo bien en el Señor para todos,  les envío mi bendición.

 

Con mis oraciones y mi bendición:

 + Mons. Jorge. C. A.

Publicar un comentario